Evangelio 2018

18 octubre, 2016 – Espiritualidad digital

Lo que da de sí un pequeño «sí»

San LucasDesignó el Señor a otros setenta y dos y los mandó por delante… He aquí el comienzo de la vocación de Lucas. No fue una idea genial, ni una decisión precipitada que se toma en una noche de insomnio, ni la huida hacia delante de quien ha recibido un golpe en la vida. Fue, sencillamente, una elección de Jesús a la que él respondió con un pequeño «sí». Porque, sin ese pequeño y decidido «sí»…

… No sabríamos que Gabriel anunció a María. Ni que María visitó a Isabel. Ni que Juan Bautista nació de esa anciana Isabel. Ni conoceríamos a los pastores que adoraron al Niño. Ni conoceríamos las parábolas del hijo pródigo o el buen samaritano. Ni sabríamos que Jesús, en la Cruz, pidió perdón para sus verdugos. Ni tendríamos noticia del buen ladrón. Ni de los discípulos de Emaús. Ni podríamos leer los Hechos de los Apóstoles…

No es que un pequeño «sí» sea el autor de estas maravillas, y de otras muchas. El Autor es Dios, que se sirve del evangelista para transmitirnos la buena noticia. Pero, sin ese pequeño «sí», todo se pierde.

¿Ves lo importante que puede ser tu conformidad con la voluntad divina?

(1810)

La Santa Misa y el Divino Protocolo