Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

7 Octubre, 2016 – Espiritualidad digital

Hágase también en mí

rosarioCuando el ángel despliega ante María todo el brillo del plan de Dios, la Virgen se arrodilla: Hágase en mí según tu palabra.

Hágase en mí según tu palabra significa muchas cosas; no podemos agotar la hondura de esa respuesta. Desde luego, no significa nada parecido a «¡Trato hecho! Me pondré a trabajar de inmediato para hacer lo que me dices». Más bien, significa: «Que Dios obre; yo me dejaré hacer. Seré como cera en sus manos. Que haga de mí lo que quiera; yo se lo permitiré, y no ofreceré resistencia. Me fío de Él. Por eso, me limitaré a obedecer y a dejarle obrar sus maravillas a través de mí» … ¡Qué delicia! Las almas sencillas no hacen; obedecen. Y, obedeciendo, le dejan hacer a Dios. Son almas dóciles que se ponen en manos de su Creador. Y, a través de almas así, Dios salva a los hombres.

El rezo del santo rosario, repetido todos los días, te hará conocer en profundidad, de la mano de la Virgen, la vida de Jesús. Y, al conocerla, quiera Dios que seas dócil, como la Señora, y te dejes transformar por esa vida hasta que seas, tú también, otro Cristo.

(0710)

La Santa Misa y el Divino Protocolo