Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

4 Octubre, 2016 – Espiritualidad digital

La casa en la que vives no es tu casa

jesus-en-casa-de-marta-y-maria_-frans-francken-el-jovenIdentificamos a santa Marta como aquélla que recibió a Jesús en su casa. Por un lado, es verdad. Por otro, no es toda la verdad. Porque, así expresado, parece dejar mal a su hermana María. ¿Acaso no lo recibió también ella?

Marta recibió a Jesús en la casa en que vivía. Quizá su principal descuido fue también su principal cuidado. Sólo se ocupó de la casa, de lo material. Andaba muy afanada con los muchos servicios. Y bueno es ocuparse de lo material, porque materia somos, y si no lo cuidamos, por mucho que cultivemos el espíritu, pereceremos. Pero Marta se ofuscó y ya no veía nada más.

María, sin embargo, no recibió a Jesús, como Marta, en la casa en que vivía, sino que lo acogió en su casa, en el templo de su alma. Sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra. Y la dejaba entrar hasta los pliegues del corazón, donde la acariciaba y la escudriñaba como al tesoro más precioso.

Aprende de ambas: cuida, cuando comulgas, tu compostura y el respeto que debes a lo sagrado. Pero, sobre todo, acoge a Jesús en tu interior, para que allí sea tu huésped y habite en ti.

(TOP27M)

La Santa Misa y el Divino Protocolo