“Evangelio

22 Septiembre, 2016 – Espiritualidad digital

Herodes y las potencias

potenciasNos cuenta san Lucas que Herodes tenía ganas de ver a Jesús. Finalmente, lo vio, y quedó muy decepcionado.

¿Sabéis lo que son las potencias? Yo no lo sabía, hasta que unas monjas me pidieron que les comprase unas potencias para su imagen del Sagrado Corazón. Resulta que se llama así a esa corona de rayos en tres haces que llevan muchas imágenes del Señor. Fui a comprar las potencias, y casi me pincho con ellas. No me interpretéis mal, me parece magnífico el que, con esos ornamentos, representemos la divinidad de Cristo. Siempre y cuando sepamos que Jesús, en la tierra, no los lleva.

Herodes esperaba a un Cristo con potencias, al que le brotaran rayos de la cabeza, pero se encontró con el Cristo humillado, preso y encadenado que le envió Pilato. Ante él no hizo ningún milagro, y por eso Herodes se mofó del Señor. Pero el necio era él. Tuvo ante sí la grandeza y la despreció.

María lo vio desnudito en Belén y lo adoró. Lo vio humillado en la Cruz y lo adoró… Y, si tú no sabes adorarlo en la Eucaristía, donde mora dormido y callado, jamás verás su gloria en el cielo.

(TOP25J)

“La