“Evangelio

21 Septiembre, 2016 – Espiritualidad digital

El «sí» de las «levantaderas»

levantaderasCuando Jesús, al pasar junto al mostrador de los impuestos, miró a Mateo y lo llamó, el que hasta entonces había sido un publicano se levantó y lo siguió. Ten por seguro que se trató de un acto libre, y no del resultado de un hechizo. Mateo, libremente, dijo «sí» de la mejor forma en que un hombre puede decir «sí»: con las posaderas –sin perdón–, que dejaron de ser «posaderas» para ser «levantaderas». Se levantó y lo siguió. No hay «sí» más eficaz que el de un hombre que se levanta y emprende el camino.

Pudo haber sido de otro modo. Leví pudo haber pedido un tiempo para reflexionar, o, simplemente, haber dicho «no» y haberse quedado sentado. ¿Qué hubiera sucedido entonces? O, mejor, ¿qué no hubiera sucedido? No tendríamos el primer evangelio, no sabríamos nada de los Magos, ni de los sufrimientos de José al conocer la gravidez de María, ni de los muertos que resucitaron cuando murió Jesús, ni de la mentira urdida por los soldados cuando resucitó…

No imaginas lo mucho que pierde la Humanidad cada vez que dices «no» al Señor. O cuando dices «sí» sólo con los labios, sin levantar las… Ya sabes.

(2109)

““La