“Evangelio

18 Septiembre, 2016 – Espiritualidad digital

Astutos para lo terreno, tibios para lo eterno

astutos    Si a un concesionario le diera por regalar automóviles de alta gama un martes a las ocho de la mañana, habría gente haciendo cola desde el domingo anterior por la tarde. En los confesonarios se regala vida eterna, y el sacerdote reza el breviario porque nadie viene. Cuando vienen, si alguien ve a tres personas esperando se da la vuelta; es mucha cola.

    La gente va todos los días al supermercado, donde espera cola para pagar en caja. En misa Dios regala cada día el alimento celeste, y de lunes a viernes apenas nadie acude. ¡No es de precepto!

    Los futbolistas famosos se quejan de que no pueden salir a la calle sin que la gente se acerque a hablar con ellos. En los sagrarios, el Rey de cielo y tierra pasa horas y horas solo, porque los cristianos lo tienen «muy visto».

    La inmensa mayoría de la población occidental se ducha cada día, aunque no se hayan caído en un charco. Gran parte de los cristianos piensa que con confesar una vez al año tienen bastante (si llegan a hacerlo).

    Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz. ¿Verdad?

(TOC25)

““La