Evangelio 2018

5 septiembre, 2016 – Espiritualidad digital

La ignorancia también cura el insomnio

ponte ahí en medio    Es sábado. Jesús enseña en la sinagoga, y, mientras los escribas y fariseos escudriñan sus palabras para ver de qué acusarlo, un hombre con la mano derecha paralizada escucha desde un rincón. Nadie se fija en él, a nadie le preocupa. Jesús lo mira, interrumpe la enseñanza, y se dirige al enfermo:

    Levántate y ponte en medio.

    Ahora, los escribas y fariseos ya no pueden esquivarlo. Se ha convertido en el centro de atención.

    ¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer el bien o el mal, salvar una vida o destruirla?

    Si Jesús no hubiera situado a aquel enfermo ante la vista de todos, nadie habría respondido a esta pregunta. Se hubieran marchado de la sinagoga tal como entraron, con la conciencia tranquila y el deber, aparentemente, cumplido. Pero, en ocasiones, es preciso situar las miserias a la vista.

    Aprende, y examínate. Porque es posible que hayas arrinconado tus mayores pecados, y que, a base de no pensar en ellos, hayas logrado incluso dormir bien por las noches… Hasta que te despierte el Señor y los presente ante tu vista. Entonces morirás de vergüenza.

    ¿No es mejor que, antes de que eso suceda, seas sincero contigo mismo y con tu confesor?

(TOP23L)