Liber Gomorrhianus

27 Agosto, 2016 – Espiritualidad digital

Dios siega donde no siembra

parabola de los talentos    Resulta desconcertante la excusa con que el empleado negligente y holgazán responde a su señor cuando éste le llama a rendir cuentas: Sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces

    Piensas en ese amigo tuyo que no tiene fe. Y te excusas, diciendo: « Dios no le ha dado la fe que me dio a mí. Yo, además, he tenido la suerte de nacer en una familia cristiana, y de recibir formación desde niño. Sin embargo, él no ha conocido nunca a Dios. No tiene culpa si no va a misa. Dios no se lo tendrá en cuenta, y yo tampoco voy a complicarle la vida»…

   ¿Con que sabías que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo?, te dirá Dios. «¿No ves que te di a ti la semilla para que sembraras y esparcieras? ¿Por qué te has negado a hacerlo, y no has querido hablarle de Mí con la excusa de que no querías complicarle la vida?»

    Al menos, podías haber puesto mi dinero en el banco. Y el banco es la Cruz. ¿Cuánta penitencia has hecho por él? Negligente y holgazán: ¿crees que te salvarás sólo porque conservaste la fe?

(TOP21S)