Liber Gomorrhianus

24 agosto, 2016 – Espiritualidad digital

El que me mira por dentro

Bartolomé    ¿Qué sucedió bajo aquella higuera? Algo serio, sin duda. Y muy íntimo, de esas cosas que un hombre guarda para sí mismo. Porque cando Jesús dijo a Natanael: Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas bajo la higuera, te vi, Bartolomé cayó a tierra como si le hubieran desvelado lo que sólo Dios podía conocer. Rabí, tú eres el hijo de Dios, tú eres el rey de Israel.

    Personalmente, el saber que Dios conoce los pliegues de mi alma me reconforta cada día más. Porque, conforme pasa el tiempo, en mi interior es mucho más lo incomunicable que lo que puedo explicar con palabras. Todos necesitamos sabernos comprendidos y conocidos. Pero cuando lo que uno tiene dentro es tan sencillo que cualquier palabra lo estropea, uno queda condenado a la soledad del vidente de lo invisible. Salvo que sepas que Jesús ve lo que hay bajo la higuera.

    Por eso, muchas veces, si te preguntaran «¿quién es Cristo?», tendrías deseos de responder: «El que mira por dentro». Semejante respuesta no agota la realidad del Hijo de Dios, pero sé que Bartolomé hubiera respondido lo mismo.

    Cosa distinta es cuando por dentro sólo hay patatas fritas y un teléfono móvil.

(2408)