“Evangelio

21 Agosto, 2016 – Espiritualidad digital

El nuevo quietismo

quietismo    El quietismo moderno nada en almíbar. Sueña con la mística, y se engríe por haberla encontrado evitando la ascética. Se ríe de ayunadores y penitentes, y se mece entre cantos, bailes, curaciones y exorcismos, milagros y éxtasis modernos como desmayos… Los mismos que derraman miel por la boca hablando del Amor de Dios y su misericordia son incapaces de levantarse de la cama a la hora en punto, de afeitarse todos los días o de llegar a tiempo a una cita. Jamás conocieron cilicios ni disciplinas, pero no se les cae de la boca ni la santa de Ávila ni la santita de Lisieux. Todo, en su camino, es emocionante y sensiblero. Lo «bonito» es tan importante como lo «santo». Su corazón es como rosal en flor: si una rosa se seca, plantan otra. Que no pare la fiesta… La salvación sin esfuerzo, mecidos entre cantos y desmayos.

    Esforzaos por entrar por la puerta estrecha. Mira la Cruz, la puerta estrecha: Noche, desolación, el corazón roto y en tinieblas, silencio, dolor, penitencia, sacrificio, entrega, enfermedad… Ni milagros, ni consuelos. Parece que Dios no existiera.

    Desconfía de los caminos anchos que no pasan por la Cruz. Conducen al abismo entre deleites.

(TOC21)