Liber Gomorrhianus

16 Agosto, 2016 – Espiritualidad digital

Camellos, agujas, chiringuitos y abuelas

videoface35    Muchos piensan que cuando algo resulta difícil, o imposible, Dios no nos lo puede pedir. Veamos algunos ejemplos veraniegos:

    «Veraneamos en una urbanización sin iglesia. Para asistir a misa, tendríamos que desplazarnos a 20 kms. con un calor de justicia y con la abuela quejándose de los baches… Dios entenderá que no cumplamos el precepto dominical».

    «Hemos estado en el chiringuito hasta las dos de la mañana, y ahora me muero de sueño. Aún no he rezado el rosario, pero Dios entenderá que no puedo rezarlo a estas horas y en este estado».

    Dios, desde luego, lo entiende todo. Eres tú quien no entiendes a Dios.

    Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja que a un rico entrar en el reino de los cielos. Si Dios puede pedirle a un camello que pase por el ojo de una aguja, ¿qué te hace pensar que no va a pedirte a ti que te desplaces para ir a misa, o que reces el rosario aunque te prives del sueño?

    Cuando hayas entendido a Dios, y sepas que te pide lo imposible, aprenderás que Él mismo te dará lo que te pide cuando le digas «sí».

(TOP20M)