Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

31 Julio, 2016 – Espiritualidad digital

Dios y el chiringuito

chiringuito    Ahora que tantas personas comienzan sus vacaciones, la parábola evangélica es de ardiente actualidad:

    Túmbate, come, bebe, y date buena vida.

    Quizá no todos tienen bienes acumulados para muchos años. Pero, para quince días, todavía nos llega. Túmbate en la playa, aunque apenas quede espacio para la toalla sin invadir al vecino de sombrilla. Come, que hay paella de sobra. Bebe, que el chiringuito está abierto hasta las doce. Y date buena vida, que las vacaciones pasan rápido y hay que descansar.

    Y no diré yo que no hagáis. Si podéis, hacedlo, que a buen seguro os habréis ganado el descanso. Pero recordad: Esta noche te van a exigir la vida

    Entre vuelta y vuelta en la toalla, y entre cerveza y cerveza, no olvidéis los cuidados del alma. Descansad de tal manera que podáis presentaros ante Dios en cualquier momento con el alma limpia. Porque si el cuerpo descansa y el alma pasa hambre y sed de Dios… ¿Qué os aportan las vacaciones, sino muerte?

    No dejéis la oración en estas vacaciones. Me enseñaron una vez que una cerveza sabe mejor cuando se bebe en gracia de Dios. Que también desde el chiringuito se puede hablar con el cielo.

(TOC18)