Liber Gomorrhianus

28 Julio, 2016 – Espiritualidad digital

Un buen padre de familia

padre    Lo mismo sucederá al final del tiempo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán en el horno encendido. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.

    Jesús vio, en los rostros de quienes lo escuchaban, signos de preocupación. Por eso, seguidamente, les dijo:

    Un escriba que entiende del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo.

    ¿Entiendes? Dios es siempre nuevo, como nuevos son su Amor, su misericordia y el cielo preparado para los santos. El pecado, sin embargo, es decrepitud y vejez, porque es padre de la muerte y del infierno.

    «Saco del arca lo nuevo y lo antiguo. Os hablo del Amor de Dios, pero os hablo también del pecado y del infierno, porque debo consolaros con lo nuevo e infundiros temor con lo antiguo. Si no lo hiciera así, no actuaría como un buen padre». Esto quiere decir Jesús.

    Sé tú un buen hijo. Goza considerando el Amor de Dios, pero teme al pecado y al infierno, y haz penitencia para no caer. Los niños mal educados sólo comen dulces. Pero nosotros tenemos un buen padre de familia.

(TOP17J)