Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

24 Julio, 2016 – Espiritualidad digital

Pan de hoy para mañana

9950308_orig    Existen diferencias entre la versión de padrenuestro que nos ofrece el evangelio de san Mateo y la que transcribe san Lucas. Por ejemplo, en san Mateo leemos: danos hoy nuestro pan de cada día (Mt 6, 11), mientras que en san Lucas esa petición aparece como danos cada día nuestro pan del mañana. Así pues, cuando tenga en mis manos el pan pedido a Dios, ¿debo comerlo hoy –como sugiere san Mateo– o debo guardarlo para mañana –como sugiere san Lucas–?

    Para mí, ésta es una prueba más de que esa petición del padrenuestro va referida, sobre todo, a la Eucaristía, y es la mejor apología de la comunión diaria. Porque del pan que alimenta el cuerpo puede uno prescindir, y el propio Cristo pasó cuarenta días sin probar alimento. Sin embargo, el Pan eucarístico se nos ha entregado como alimento diario que nos sustenta hoy y es anticipo del mañana.

    Si pides ese pan de cada día, que es el del mañana, no te conformes con comulgar una vez por semana. ¿No ves que no tiene sentido? Acude cada día a recibir lo que pediste, y pregusta, en ese alimento, las delicias del mañana que no tendrá fin.

(TOC17)