Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

22 Julio, 2016 – Espiritualidad digital

María Magdalena: la más grande es el amor

María Magdalena    Ahora subsisten la fe, la esperanza y el amor, estas tres. Pero la mayor de todas ellas es el amor (1Co 13, 13). Son palabras de san Pablo, que cobran vida en María Magdalena.

    Se han llevado a mi Señor, y no sé dónde lo han puesto. María, en ese momento, no tiene fe. No cree en la resurrección de Cristo, y busca un cadáver robado. Su esperanza es tan pobre que no alberga otra ilusión que la de amortajar un cuerpo y enterrarlo en un jardín.

    Pero su amor es tan fuerte, está tan vivo, que la mueve a salir de casa al amanecer, le hace llamar mi Señor a un cadáver, y convierte el deseo de enterrar a un muerto en motivo para seguir respirando. Ciertamente, las aguas torrenciales no podrán apagar el amor, ni anegarlo los ríos (Ct 8, 7). Ese amor, mantenido más allá de la muerte, la hizo recuperar la fe y la esperanza.

    ¿De qué sirve mantener la fe y conservar la esperanza, si no hay amor? Sin embargo, quien ama a Cristo como lo amó María Magdalena, con todo el corazón y con toda el alma, lo tiene todo y no podrá perderlo.

(2207)