Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

15 Julio, 2016 – Espiritualidad digital

El sábado cristiano

58869    Ningún cristiano debería morir sin haber visitado, al menos una vez, la Tierra Santa. Aunque lo difícil es visitarla sólo una vez. Conforme tomas el avión de vuelta, ya estás pensando en regresar.

    Cuando vayáis, procurad vivir el día de sábado en Jerusalén. Emociona ver cómo los judíos viven el Sabbat, ya desde la noche del viernes, y cómo visten sus mejores galas para honrar a Dios.

    El Hijo del hombre es señor del sábado. Nosotros, por la infinita misericordia de Dios, sabemos algo más. Al reposar el en sepulcro, Cristo se ha adueñado del sábado. Y lo que era el día del descanso de Dios se convirtió en el día en que el Hijo reposa en la tierra a la espera del amanecer supremo del domingo.

    El sábado, para un cristiano, no puede quedar reducido al «weekend» pagano. Es día de esperanza, de serena alegría, de silencio… de María. Ella, en aquel primer sábado, guardó en su corazón inmaculado toda la esperanza de la Iglesia.

    Mañana es sábado. Mientras nuestros hermanos mayores en la fe participan del descanso de Dios, nos uniremos a la piedad de su Madre, esperando el gozoso amanecer del domingo. Reza bien mañana el rosario.

(TOP15S)