“Evangelio

13 Julio, 2016 – Espiritualidad digital

Los clientes de la Virgen desatanudos

virgen-desatanudos    Estar con una persona sencilla es un descanso. Te miran y, antes de hablar, ya te lo han dicho todo. No tienes que hacer esfuerzos de traducción, ni exprimirte las meninges para entenderlos. Sin embargo, las personas complicadas hablan y hablan, explican una y otra vez lo mismo, sudan, sufren, hacen sufrir, y, al final, uno no se entera de lo que han dicho. En el fondo, ellos tampoco lo saben. No se aclaran, porque no son sencillos.

    Me han puesto frente a la puerta de la sacristía una Virgen desatanudos. A ella le encomiendo a todas esas personas que parecen hechas de nudos: vueltas y revueltas, idas y venidas… Parecen una cosa, y son otra, pero tampoco son ésa, porque hay otra debajo. Se han hecho un lío con su vida.

    Has ocultado estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a la gente sencilla. Los niños entienden a Jesús, como lo entienden las almas sencillas. Ven sonreír al Hijo de Dios, y ya saben más teología que todos los doctores de la Sorbona. Ven llorar al Señor, y se vuelven más penitentes que todos los ascetas y ermitaños. No hacen falta palabras con ellos.

(TOP15X)