“Evangelio

11 Julio, 2016 – Espiritualidad digital

Primero fue el «iglexit». El «brexit» vino después

europa-cristiana    No es el «brexit» lo que destruye Europa. Ni tampoco la corrupción. Ni los nacionalismos. Ni la inmigración. Ni Merkel.

    Europa se mató a sí misma cuando decidió independizarse de sus raíces. ¿Cómo puede sobrevivir un árbol que se ha convencido a sí mismo de que sus raíces le estorban para crecer?

    El que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, mujer, hijos o tierras, heredará la vida eterna. La Europa que durante más de diez siglos –con luces y sombras– fue el corazón del mundo recibió su alma de san Benito. Sus gentes sencillas se agrupaban en torno a los monasterios para rezar y para ser instruidos. El ideal del hombre era dejarlo todo por Cristo. Y así surgió Cluny, y el Císter, y los franciscanos, y los dominicos…

    Pero, desde hace tres siglos, Europa decidió que no quería dejar nada, y menos aún por Cristo; que su ideal no sería dejar, sino tomar. Y surgió la Europa del «bienestar», cuyo dios es el dinero y cuya fe es el nivel de vida. Europa renegó de la Iglesia que había sido su alma y abrazó las ideologías.

    Primero fue el «iglexit». El «brexit» ha venido después.

(1107)