Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

5 Julio, 2016 – Espiritualidad digital

Trabajar es cansarse

trabajar    La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos. Son muchos quienes asocian estas palabras del Señor con la necesidad de sacerdotes en una sociedad como la nuestra, en la que el número de vocaciones se ha desplomado. La interpretación es adecuada, pero las palabras de Jesús van más lejos.

    «Trabajador» es el que trabaja, el que se cansa y se consume realizando su labor. En este sentido, no somos sólo los sacerdotes quienes estamos llamados a trabajar en la mies de Señor y dejar en ella nuestras fuerzas. También vosotros, los seglares, vivís en medio de una mies abundante en la que nadie ha trabajado: almas que no conocen el nombre de Cristo porque no les ha sido anunciado, cristianos que llevan años sin confesarse porque nadie les anima a que lo hagan, otros que han abandonado la práctica religiosa porque nadie les recuerda su importancia…

    ¿Cuánto te cansas por Dios? Sé que eres trabajador, pero trabajas para ti y los tuyos. No estaría mal, para empezar, que ofrecieras a Dios ese trabajo por tantas almas necesitadas y rezaras por ellas. Si, después, puedes cansarte también con ellos –escuchándoles, animándoles, aconsejándoles– la mies del Señor tendrá un trabajador más.

(TOP14M)