Evangelio 2018

20 junio, 2016 – Espiritualidad digital

Para quienes lo ven todo claro

claro    Me da miedo la gente que lo ve todo claro. No porque las cosas no sean claras, sino por la supuesta agudeza visual de quienes aseguran verlas.

    Hace veinte años veía cuatro o cinco cosas tan claras que hubiera estado dispuesto a discutir con cualquiera. Incluso lo intenté. Y cuando no me dieron la razón, preferí pensar que la otra persona estaba ciega.

    A día de hoy, si vuelvo a pensar en aquellas cuatro o cinco cosas me parecen errores garrafales. Y creo que fui un idiota por defenderlas con tanta energía.

    Sácate primero la viga del ojo; entonces verás claro. Hace veinte años tenía yo vigas en los dos ojos. Pero ni era consciente de ello, ni creí a quien me lo advirtió. Hoy, probablemente, tenga otras vigas distintas en los mismos ojos. Por eso prefiero temblar cuando veo las cosas claras. Si me piden mi punto de vista, lo doy. Pero no quisiera discutir jamás. Y si otros quieren discutir conmigo, me agoto antes de empezar.

    Sólo me fío de las verdades de la fe. Porque, en ellas, no soy yo quien ve claro, sino Cristo y la Iglesia. Son ojos limpios, sin vigas. Buenos lazarillos para ciegos.

(TOP12L)