Evangelio 2018

15 junio, 2016 – Espiritualidad digital

Luz indirecta

luz indirecta    Si nos pide el Señor: cuidad de practicar vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos por ellos; si nos invita a que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; si nos aconseja que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido… ¿Cómo entonces seremos luz del mundo? Si tan sólo vivimos cara a Dios, realizando las buenas obras en el secreto de su presencia, ¿cómo se cumplirá en nosotros esa otra palabra suya: Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre, que está en los cielos (Mt 15, 6)?

    ¿Te gusta que alguien encienda un foco y lo dirija directamente a tus ojos? Así son quienes practican su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos. Deslumbran y molestan. Parecen gritar: «¡Mirad qué bueno soy!». Os aseguro que ya han recibido su paga.

    El santo es luz indirecta y apacible. Su pudor es como lámpara que oculta sus buenas obras a los hombres y las dirige a Dios. Sólo brilla directamente hacia el cielo. Pero alumbra claridades en la tierra. Da gusto estar con él.

(TOP11X)