Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

16 Mayo, 2016 – Espiritualidad digital

Recursos para orar sin fe

Tengo fe, pero dudo; ayúdame    ¿Quién no se ha visto retratado en más de una ocasión en ese padre que confiesa su debilidad: Tengo fe, pero dudo; ayúdame?

    ¿Acaso estamos seguros de tener la fe necesaria para que nuestra oración sea eficaz? Jesús ha dicho: Todo es posible al que tiene fe. Pero, ¿quién tiene esa fe que lo haga omnipotente? ¿nosotros?

    Ojalá. En cuanto a mí, nunca he sabido cuánta fe tengo. Sé que tengo fe; si no la tuviera, mi vida habría sido distinta. Pero, ¿cuánta? ¿la suficiente como para que todo me sea posible? No sé…

    Por eso me reconforta, más aún que las palabras de este padre que dudaba, la respuesta del Señor, quien, conmovido por su sinceridad, obró el milagro. De este modo sé que también quienes no tenemos la suficiente fe podemos ser escuchados.

    Como no sé la fe que tengo, muchas veces repito las palabras de este hombre. En otras ocasiones, acudo a quienes me consta que tienen más fe que yo: a la Virgen, a los santos… Y le digo al Señor: «No te fijes en mi fe. Fíjate en la fe de tu Madre. Ella te lo pedirá por mí». Así estoy seguro de no fallar.

(TOP07L)