Evangelio 2018

6 mayo, 2016 – Espiritualidad digital

¡Fíjate en mí!

Espíritu   He consultado la versión latina, por si se trataba de un matiz de la traducción. Pero latín y español concuerdan: Volveré a veros… Iterum autem videbo vos. Me resulta curioso. Ayer decías que vendrías para que te volviésemos a ver, y dices hoy que volverás para vernos Tú.

   Bueno, al fin y al cabo, es lo que hacen los amigos: verse. Y ser vistos, porque a uno le gusta que sus amigos lo vean, que se fijen en él.

   … Y se alegrará vuestro corazón. Tu Espíritu traerá el don de sabiduría, por el que te vemos bajo la luz de la fe. Pero también nos regalará el don de piedad, por el que vivimos bajo tu mirada, como hijos de tu Padre. Cuando Tú, Jesús, nos miras con esos ojos dulces del Paráclito, es tu Padre quien nos mira tras tus párpados, y su mirada acaricia los pliegues del alma.

   Ven a verme, oh Jesús. Mírame despacio, penetra con tu Espíritu hasta lo profundo de mi ser y conóceme. Eres mi Amigo, y tienes deseos de verme. Yo abriré de par en par las puertas de mi alma, porque, la verdad, me muero por que te fijes en mí.

(TP06V)