“Evangelio

5 Mayo, 2016 – Espiritualidad digital

Tres tristes tigres

tres tristes tigres   Como los seglares no proclamáis el evangelio durante la misa, desconocéis los esfuerzos que tiene que realizar el pobre presbítero para pronunciar estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría. Es peor que decir aquello de «tres tristes tigres».

   Aunque más difícil todavía es vivirlo. La tristeza de no poder ver a Jesús con los ojos es la suma de todas las tristezas. Dentro de poco ya no me veréis… ¡Y lo dijiste hace casi dos mil años! Sé que esas palabras tienen un correlato: poco más tarde me volveréis a ver. Y sé que la llegada de tu Espíritu supondrá en nosotros ese incremento de fe que nos permite verte con la mirada del alma. Pero, Jesús, el cuerpo tiene sus ojos, y esos ojos te añoran aunque el alma esté empapada con toneladas de fe.

   Vuestra tristeza se convertirá en alegría. Yo supuse que, al convertirse en alegría, la tristeza desaparecería, como desparecen las tinieblas al convertirse en luz. Hoy sé que no es así: que hay una gran fiesta en el alma mientras los ojos lloran. Mientras te gozo en el corazón, te echo de menos en los párpados, que aún tienen que purificarse. ¡Bendito Simeón!

(TP06J)