Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

3 Mayo, 2016 – Espiritualidad digital

Tómalo como ejercicio, y vívelo como verdad

ejercicio   Te propongo un ejercicio que quiere ser algo más que un trabalenguas: Toma las palabras del evangelio de hoy y hazlas bajar un escalón. Donde Jesús dice «Padre», tú pon «Jesús». Y, donde dice «Jesús», ponte a ti.

   Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. Ahora tú escribe: «Quien me ha visto a mí ha visto a Cristo». ¿Es verdad?

   Yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Ahora tú escribe: «Yo estoy en Cristo, y Cristo en mí». ¿Es verdad?

   Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, hace sus obras. Ahora tú escribe: «No hablo por cuenta propia. Cristo, que permanece en mí, hace sus obras». ¿Es verdad?

   Debería ser verdad. Debería cumplirse que fueras otro Cristo, que habitase Cristo en ti y hablase por tus labios; que quien a ti te viese lo viese a Él. Pero, si no es así, invoca al Espíritu; Él lo hará realidad en ti.

   Y no prolongues el ejercicio más allá de estas líneas. Las siguientes son «líneas rojas»: El que cree en mí… ¡Alto! En ti no tienen que creer. Basta con que crean en Él.

(0305)