“Evangelio

23 Abril, 2016 – Espiritualidad digital

De las barbas del hipster al beso de Dios

hipster   Imagino la cara de los apóstoles ante estas palabras de Jesús: Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto. Los pobres se restregarían los ojos, mirarían a los lados, rebuscarían tras las cortinas… ¿Dónde está? ¿Por qué dices que lo hemos visto? Y, aunque aún no existía esa iconografía en la que Dios Padre es representado como un anciano de barba blanca, quizá buscarían una luz, o una nube dentro del cenáculo. A mí me mostraron hace unas semanas una representación moderna de la Trinidad en la que Dios Padre, manteniendo sus barbas de toda la vida, sin embargo había sido dibujado con rostro de joven. Parecía un hipster.

   Pero ni en este mundo ni en el otro, cuando nuestros cuerpos resuciten, veremos al Padre con los ojos del cuerpo. Al Hijo sí, porque el Hijo comparte nuestra carne y sangre, ya glorificadas. Pero el Padre es espíritu. Y lo vemos con la fe cuando miramos la sagrada Hostia, cuando leemos las Escrituras, cuando oramos en silencio… Está tras la sonrisa del Hijo y tras el beso del Espíritu. Él es quien sonríe en Uno y besa en el Otro.

(TP04S)