Liber Gomorrhianus

12 abril, 2016 – Espiritualidad digital

Verdadero Pan del cielo

pan del cielo   El maná era llamado pan del cielo porque diariamente caía de lo alto. En este caso, «lo alto» se dice en sentido literal, así como «cielo» se dice en su sentido de «firmamento». También «pan» se dice casi en su sentido literal. Aunque no estuviese hecho de trigo, su utilidad era, como la del pan, saciar el hambre de los estómagos. Pero el maná era signo de un don mayor.

   No fue Moisés quien os dio Pan del cielo, sino que es mi Padre el que os da el verdadero Pan del cielo. Porque el Pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo.

   El verdadero cielo es Dios. Por eso el Señor alterna la expresión Pan del cielo con su equivalente: Pan de Dios. La verdadera vida no la proporciona un estómago satisfecho, sino un alma repleta del Amor de Dios. Y el verdadero pan no es el maná ni el pan de trigo, sino Cristo, realmente presente en la Hostia. Quien con ella alimenta el alma vivirá para siempre.

   ¿Por qué no comulgas a diario? Si al cuerpo lo alimentas todos los días, ¿qué te hace tener tan descuidada y anémica el alma?

(TP03M)