Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

27 Marzo, 2016 – Espiritualidad digital

Titulares equívocos y personas sin fe

noticia   Para nuestra vergüenza, el día más alegre de la Historia comenzó con una mala noticia: Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto. Venía esta crónica apresurada a sumar tristeza sobre tristeza: a la muerte de Cristo se añadía el robo de su cadáver.

   No era, desde luego, falta de información. Las fuentes habían sido las más fiables: dos ángeles habían anunciado que Cristo estaba vivo, y que no debían buscarlo entre los muertos. Más bien, se trató de falta de fe: no creyeron a los ángeles. Prefirieron creer a sus miedos.

   Fue Juan, el apóstol que no se dejó vencer por el miedo ante la Cruz, quien recibió en primer lugar la gran noticia: Entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Le bastó ver el sepulcro vacío y la cama recién hecha para creer que Jesús había salido de allí por su pie.

   Pues hasta entonces no habían entendido… Hace falta un golpe de luz para que se abran los ojos. ¿Has entendido tú? ¿O aún te pueden tus miedos? ¡Cristo está vivo! ¡La muerte está vencida! ¡El Cielo está abierto para ti!

   ¡Feliz Pascua!

(TPC01)