Evangelio 2018

18 marzo, 2016 – Espiritualidad digital

Yo tampoco creo en los curas

creo   Desgraciadamente, hay algo en lo que creo que jamás podré imitar a Jesús (hablo por mí, no quisiera señalar, pero quizá te identifiques conmigo): jamás podré decir aunque no me creáis a mí, creed a mis obras. El Señor podía decirlo porque sus obras eran buenas, y porque creerle a Él es vida eterna. En cuanto a mí, cuando alguien me dice «no creo en los curas», pienso en mis adentros: «yo tampoco, y menos en el que llevo incorporado». Creo, sin embargo, en el poder de Dios, capaz de hacer maravillas sirviéndose incluso de un zopenco. En cuanto a las obras… Cualquiera que viese mis obras creería más en mi miseria que en Jesús.

   Por eso no pido a nadie que crea en mí. Pero pido a todos que crean en lo que digo cuando hablo de Cristo. Es la verdad que he recibido de la Iglesia, la que la Iglesia ha recibido del propio Jesús. La proclamo sin miedo, porque no es mía. Y pido que crean, no en mis obras, sino en las de Cristo: su muerte y su resurrección, en las que creo firmemente. En Él, no en mí –ni en ti– está la Vida.

(TC05V)