Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

13 Marzo, 2016 – Espiritualidad digital

El fiscal en retirada

fiscal   El significado de la palabra «Satán» es el de «acusador». Desde tiempos de Job, el Demonio desempeña el papel de fiscal. Le recuerda a Dios los pecados de los hombres para que los condene a la misma condena que sufre él.

   No está solo en su trabajo. Además de sus huestes invisibles, cuenta en la tierra con una abultada plantilla de funcionarios. Tiene en nómina a cuantos acusan a su prójimo de sus faltas y exigen sentencias condenatorias.

   Esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras. Como buenos ayudantes del fiscal, su relato omite cualquier atenuante. Ninguna referencia a la debilidad, al arrepentimiento o a la violencia de las tentaciones. El mal en estado puro.

   Es fascinante el modo en que, ante la presencia de la divina misericordia, los fiscales se retiran como huye el Demonio ante Dios: Se fueron escabullendo uno a uno.

   Sucede en el confesonario. En cuanto el penitente se arrodilla, huyen los demonios, y queda el alma sola ante la misericordia divina: ¿Dónde están tus acusadores? ¿Ninguno te ha condenado? Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más. «Ego te absolvo»… ¡Bendito sacramento!

(TCC05)