Liber Gomorrhianus

3 Marzo, 2016 – Espiritualidad digital

El escaparate roto

escaparate roto   Toma estas líneas como continuación y complemento del comentario de ayer. Así evitamos equívocos.

   ¿Recuerdas? Ayer te advertía de que vives en el escaparate, y tu vida debe ser enseñanza para quienes te rodean. Pero no te precipites en concluir que estás llamado a cosechar aplausos. Dije escaparate, no escenario.

   Fíjate en el Señor, y entenderás: Algunos de ellos dijeron: – «Si echa los demonios, es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios». Precisamente porque Jesús mostró a los hombres el poder de Dios, los hombres se rebelaron contra Él, tergiversaron sus palabras y sus obras, y lo mataron en una cruz. No les gusta a los hombres que Dios les pida cuentas.

   Por tanto, si tu vida muestra el Amor de Dios, lo que puedes esperar es: persecuciones, humillaciones, calumnias y oprobio. ¿Qué es la Cruz, sino un escaparate roto?

   No te asustes cuando todo eso suceda. Más bien, desconfía si todos hablan bien de ti, o si caes bien a todo el mundo. Los aplausos no son signo de virtud; tan sólo lo son de triunfo. Y si algo nos ha enseñado el evangelio es que el santo no triunfa en este mundo, sino en el otro.

(TC03J)