Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

27 Febrero, 2016 – Espiritualidad digital

Parábola del hijo pródigo: final alternativo

hijo pródigo   Dice una canción que «cuando caes sientes como si volases, hasta que te golpeas con el suelo» («Parachute», Chris Stapleton, 2015). Eso debió sucederle a aquel joven que malgastó la fortuna de su padre. Se sintió volar durante… ¿días? ¿meses? Pero, al final, el vértigo del vuelo dio paso al terrible dolor de la caída. Y se vio mendigo de puercos: Le entraban ganas de saciarse de las algarrobas que comían los cerdos.

   Decidió volver a casa, y esa decisión salvó su vida. Pero supón que le hubiese vencido el orgullo y hubiese preferido no volver. Míralo muerto entre bestias. Escucha el llanto de su padre, roto de dolor al conocer la noticia… ¿Te atreverás a juzgarlo, como si hubiese condenado a su hijo a la muerte?

   Yo no sé cuántas almas hay en el Infierno. Pero sé que esas almas, las personas que deciden no confesarse y mueren en pecado mortal, le han roto el corazón a Dios. Y no culparé de su castigo a un Dios justiciero y malvado. Lloraré por Dios como lloro por ellas. Porque la única culpa de su condena es la tozudez del hombre que no quiso acogerse a la misericordia de su Padre.

(TC02S)