Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

14 Febrero, 2016 – Espiritualidad digital

¿Demonio? ¿Qué demonio?

demonio   Quienes no creen en el demonio son aquéllos que nunca se han topado con él. El demonio sólo se despereza para molestar a quienes lo molestan. Quienes no le dan trabajo pueden vivir sin que el demonio se acerque a ellos, y conocerlo sólo después, cuando sean ellos quienes vayan a su casa.

   Prueba a decidirte a ser santo. Si sueñas con que, en ese momento, vendrán los ángeles a llevarte al Cielo en hombros, mejor deja de soñar. Habrá, sí, una luna de miel (ayer hablábamos de ella), mientras Dios te cobije bajo sus alas. Pero, después, Cristo te invitará a seguirlo a través del desierto, y entonces conocerás la tentación.

   El Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo. La tentación no consiste en que tengas hambre en un día de ayuno; eso son sólo las tripas. La tentación es el deseo de darte la vuelta, de negar a Dios y decir que todo es mentira, de salirte finalmente con la tuya y olvidar la dulzura de aquella llamada con que Dios te sedujo. Cuando ese momento llegue, tu única fuerza será la oración. No dejes de orar, y, unido a Cristo, vencerás.

(TCC01)