“Evangelio

5 Febrero, 2016 – Espiritualidad digital

Muerte por lujuria

lujuria   La hija de Herodías entró y danzó, gustando mucho a Herodes. Cuando san Marcos dice gustando mucho, no lo dice como cuando a uno le gusta mucho una puesta de sol, o a otro le gusta mucho una pieza musical. Quiere decir que, blandiendo el arma de su cuerpo ante los ojos indefensos de Herodes, lo esclavizó. Pudo hacerlo porque aquel hombre estaba ya sometido por la lujuria como el reo atado con cadenas.

   Sorprende que se haya honrado a la lujuria con toda suerte de luces y atractivos en la sociedad moderna. Un teléfono móvil, en manos de un adolescente sin recursos morales, es un succionador de su libertad. Bastan dos reclamos para desatar en su interior fuerzas descomunales que nadie le ha dicho cómo mantener atadas.

   ¡Qué crueldad, la de no enseñar a los jóvenes a combatir la lujuria con la gracia y la oración! ¡Y qué asesinato, el de matar desde la adolescencia la pureza de un ser humano para convertirlo en bestia obediente a los instintos!

   Urge educar a los niños con las vidas de los santos. Y mostrarles que la vida puede ser mucho más que la pobre existencia de un animal satisfecho que llora.

(TOP04V)