Liber Gomorrhianus

4 Febrero, 2016 – Espiritualidad digital

Apóstoles, no charlatanes de feria

apóstoles   Cristo llama a las puertas de todos los corazones. Si el hombre le invita a entrar, entra y permanece allí, porque su delicia es estar con los hijos de los hombres: Quedaos en la casa donde entréis, dice a sus apóstoles, invitándoles a que hagan lo que Él mismo practica. Jesús nunca viene de visita. Viene para quedarse. Sin embargo…

   …. Si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa. Cuando un hombre no lo recibe, Jesús no entra. Pasa de largo y llora. De este modo, trata de redimir con lágrimas a quien no pudo limpiar con su visita. Pero, en todo momento, se somete al hombre, a quien ha creado libre.

   Tomemos nota. Debemos anunciar a todos la buena noticia. Pero cuando no nos escuchan, cuando el mundo se da la vuelta o se ríe, no vayamos detrás bajando el precio y suplicando, como el vendedor que regatea. No humillemos el Evangelio; no rebajemos el precio de la sangre de Cristo. Sea nuestra respuesta el santo orgullo de haber ofrecido vida eterna, y el amargo llanto por las almas que se pierden. Seamos como nuestro Maestro.

(TOP04J)