Evangelio 2018

23 enero, 2016 – Espiritualidad digital

Estos pasajes…

gente   Estos pasajes del Evangelio en que aparece Jesús rodeado de gente, estos pasajes en que las multitudes se arraciman en torno al Señor hasta casi impedirle respirar, estos pasajes que, a muchos, nos producen sensación de agobio con sólo leerlos… Estos pasajes son profundamente eucarísticos.

   Se juntó de nuevo tanta gente que no los dejaban ni comer. Sin embargo, esa gente comía. Se comían a Jesús, se lo comían vivo, y Él, manso y rendido, se dejaba comer. Y los atendía, a unos y a otros, hasta el olvido completo de Sí. Decidme, a la vista de estos pasajes, si la vida de Cristo no fue Pan entregado que devoraron los hombres.

   ¡Oh, Jesús! Y ahora, cuando has recuperado tu Vida y ya te sientas a la derecha del Padre, has querido seguir presente entre nosotros como Pan. Bajas cada día a las manos de los sacerdotes, y les encargas que te distribuyan entre las almas en gracia para ser devorado, como siempre.

   Por nada de este mundo renunciaría a comerte. Pero quisiera, Jesús, al menos darte a Ti de comer. Por eso te pido almas; para entregártelas y saciar tu hambre. Que no es justo que sólo comamos nosotros.

(TOP02S)

“Evangelio