Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

22 Enero, 2016 – Espiritualidad digital

Mientras subía

mientras subía   Para que nadie se engañe, Jesús fue llamando a los que él quiso mientras subía a la montaña.

   Si hubiera ido llamando mientras bajaba, los llamados podrían pensar que el camino era fácil, y que todo era cuestión de dejarse caer. Pero si Jesús te llama mientras sube, y miras su rostro sudoroso, y ves la Cruz sobre sus hombros, y en la cima del monte atisbas noche y muerte, no podrás decir jamás que no estabas advertido cuando los pies se cansen, cuando el cuerpo tirite y el corazón flaquee.

   A ti Jesús te llama mientras sube. No te obliga, ni te coacciona, ni te amenaza. Simplemente, te llama con Amor de Pastor para que lo sigas. Puedes decir que no, y terminar de gastar tu vida al borde del camino como un arbusto que se seca. Puedes mirar hacia la Cruz y salir huyendo; otros lo han hecho antes que tú…

   … O puedes mirar su rostro, escuchar su voz y enamorarte. Y quedar tan prendado de Él que, sin apenas pensarlo, te pongas en pie y lo sigas. Y ya no te importe la noche, ni la muerte, ni la cruz; porque todo es Vida con Él.

(TOP02V)