“Evangelio

19 Enero, 2016 – Espiritualidad digital

Ni comen, ni dejan comer

ni comen ni dejan comer   Ayer mismo dividía yo a la raza humana en cuatro grupos: quienes odian la comida, quienes comen basura, quienes no comen para no engordar, y quienes no comen por servir a Dios. Viene hoy el evangelio a recordarme lo que olvidé: el quinto grupo. Es el de quienes ni comen ni dejan comer.

   Los discípulos iban arrancando espigas. Los fariseos le dijeron: – «Oye, ¿por qué hacen en sábado lo que no está permitido?».

   Son los peores. Se parecen al Demonio, quien, habiendo caído en desgracia, quiere arrastrar a la Creación entera para que comparta su desdicha. Del mismo modo, este tipo de personas no se conforma con amargarse la existencia a sí mismos; necesitan ver amargados a cuantos les rodean, para saber que no están solos, y para erigirse en «maestros de la amargura».

   Si están tristes, no seas tan ingenuo de pensar que ofreciéndoles una sonrisa les alegrarás un poco la vida. Al revés. Atrévete a sonreír ante ellos, y te dirán: «¿Y tú de qué te ríes?». ¡Se te queda una cara!

   Pobrecitos.

   Tú haz lo contrario que ellos. Procura ser una persona feliz que haga felices a los demás. Come, y haz comer. Dios te lo pagará.

(TOP02M)

“Evangelio