Evangelio 2018

2 enero, 2016 – Espiritualidad digital

¿Por qué siempre te quedas detrás?

sagrado_forma   Todo en Juan Bautista apunta a Cristo. Una y otra vez repite: Yo no soy. Y le preguntan: ¿Por qué bautizas, si tú no eres?

   Nos lo podrían preguntar a los sacerdotes: «¿Por qué perdonas los pecados, si tú no eres? ¿Por qué consagras el pan y el vino, si tú no eres? ¿Por qué predicas, si tú no eres?».

   En medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí. ¡Qué designio tan desconcertante, el de Dios! Sabiendo que se trata del Señor de todo, cualquiera le diría: «¡Usted primero!». Pero Dios se agazapa y se esconde detrás de su criatura.

   Y envía a Juan, el hijo de un pecador, para anunciarle. Y elige a hombres pecadores para hacerlo presente en los sacramentos. Y, entre tanto, se queda detrás. Pronuncio las palabras de la consagración, y entonces viene, y se queda detrás de las apariencias de pan y vino.

   Dice María «hágase», y desciende a la tierra, pero se esconde en su vientre como en un santuario. Y cuando, al fin, aparece, su divinidad se queda detrás de su humanidad, hecho en todo como nosotros.

   Siempre hay un velo que correr para descubrir a Dios.

(0201)

“Evangelio