“Evangelio

28 Diciembre, 2015 – Espiritualidad digital

Pensamientos navideños un tanto atrevidos

pensamientos navideños   Antes de que el Verbo Divino se encarnase, su llegada fue precedida por la aparición del Bautista, Zacarías, Isabel, José, y, cómo no, la Virgen Santísima, su Madre. Ellos fueron la aurora que presagiaba el amanecer. Los brincos del pequeño Juan en el seno de Isabel fueron, también, alfombra de luz extendida al paso del Salvador.

   Todo esto sucedió en la Tierra. Y me pregunto yo si no sucedería algo parecido en el Cielo antes de la vuelta de Jesús, cuando las puertas del Paraíso serían abiertas para todo hombre. ¿Pudo haber un adelanto, un anuncio celeste de la Redención del género humano? ¿Entraron también en el Paraíso heraldos que precedieron al Cordero, adelantándose a su muerte y resurrección?

   Herodes montó en cólera y mandó matar a todos los niños de dos años para abajo. La Iglesia ve, en estos niños, el cortejo de honor del Cordero. ¿Pudieron ellos, después José, y, más tarde, Juan, haber irrumpido en el Cielo llenando a los ángeles de gozo y anunciando la próxima salvación de los hombres? De haber sido así, el último heraldo, el apresurado y gozoso mensajero del «¡Ya está aquí!» habría sido un ladrón.

   ¡Qué cosas! En fin, pensamientos navideños.

(2812)

“Evangelio