Evangelio 2018

26 diciembre, 2015 – Espiritualidad digital

Mentira y verdad de las navidades

Esteban   Eso que muchos llaman el «espíritu de la Navidad» es como un paréntesis de dulce mentira en medio de una amarga verdad. Durante todo el año, nos atacamos y nos damos de puñetazos, arremetemos unos contra otros y hablamos sin piedad de nuestros semejantes. Pero, al llegar la Navidad, de repente nos detenemos, imaginamos que somos buenos, y nos comportamos, durante unos días, como si lo fuésemos. Soñamos con un mundo ideal y procuramos creernos nuestros sueños, seguros de que, al fin y al cabo, soñar es lujo permitido si tan sólo se trata de un paréntesis.

   No os fiéis de la gente… Nada más realista que la verdadera Navidad. Os odiarán por ni nombre, el que persevere hasta el fin se salvará. La imagen de Esteban recibiendo pedradas hasta morir es antídoto contra el sueño de los necios.

   El mensaje que late en las entrañas de la Navidad no es el de que los hombres sean buenos y merezcan unas fiestas, sino el de que, a pesar de los pesares, Dios es bueno y nos ama. Y aún siendo odiado y perseguido, ama a quienes lo odian.

   La Navidad es que necesitábamos ser salvados, y ha llegado el Salvador.

(2612)

“Evangelio