Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

23 Diciembre, 2015 – Espiritualidad digital

Palabras malsonantes

malsonantes   «Sí» suena siempre mejor que «No». Resulta más agradable escuchar a quien te dice «sí» que soportar a quien te dice «no». Por eso, si no quieres tener enemigos, di «sí» a todo el mundo, y, después, haz lo que puedas. Incluso hay quien piensa que lo correcto es decir siempre que sí, como si Dios nos pidiera que tuviésemos contentos a cuantos nos rodean. Desde luego, sería mucho pedir, incluso para Dios. Si Él mismo, siendo quien es, tiene a media Humanidad de espaldas a cuanto huela a religión, ¿cómo iba a pedirnos a nosotros que tuviésemos contentos a todos nuestros semejantes?

   Y es que no todo es la música. El que una palabra suene bien no significa que haya que tenerla siempre en los labios. En ocasiones, hay palabras malsonantes que agradan mucho a Dios.

   La madre intervino diciendo: –«¡No!». Ahí lo tienes. Fácil le hubiera resultado contentar a toda la parentela, evitarse discusiones y celebrar una circuncisión como la de cualquier hijo de vecino. Pero el precio hubiese sido el de desobedecer a Dios. Y, por decir «sí» a los hombres, al propio Dios habría negado.

   Aprende a decir «no». No todo va a ser caer bien.

(2312)

“Evangelio