Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

17 Diciembre, 2015 – Espiritualidad digital

La astilla y el palo

astilla   El refrán castellano que dice que «de tal palo, tal astilla», aplicado a Jesús de Nazaret, hace necesaria una explicación.

   Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán… Si tomamos el refrán tal cual, el palo es un palo podrido. Tanto Abrahán como David fueron pecadores, por no hablar de alguno de los personajes que se cruzan en las vetas de ese tronco, como la prostituta Rajab, el fratricida Judá o la incestuosa Tamar. ¿Qué astilla puede esperarse de semejante palo? ¿Sería inofensivo pincharse con ella?

   Y, sin embargo… Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. Pero Cristo es el Verbo Divino, Aquél por quien todo fue creado. Abrahán, David, Rajab, Judá, Tamar… todos fueron después que Él, y Él es anterior a todos.

   Lo sobrecogedor del misterio es que, por única vez en la Historia, fue la astilla la que engendró el Tronco. Y, estando la astilla podrida y herida de muerte a causa del pecado, quiso el tronco nacer de ella para regenerarla.

   Sigo sin saber cómo, pero, en medio de mis pecados, Dios va a nacer. Sólo hace falta que, como esa astilla, tome la mano de María.

(1712)

“Evangelio