Evangelio 2018

9 diciembre, 2015 – Espiritualidad digital

El Adviento del Pastor

adviento   Cristo también debe tener su Adviento. El nuestro lo llena el anuncio de que el Señor viene. El suyo consiste en que somos nosotros quienes venimos. Venid a mí, nos dice. Y eso significa: «Sed mi Adviento»

   Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados. Si estamos cansados, Señor, ¿cómo nos mandas que vengamos a Ti? Me he imaginado algunas veces como la oveja perdida y enredada en un zarzal. Se acerca, al fin, el Pastor, y, desde una corta pero insufrible distancia, me dice: «¡Ven a mí!». Yo, entonces, lleno de alegría, intento salir de la trampa, pero las zarzas se clavan en mi piel cada vez más. Miro al Pastor, y con los ojos le digo: «¡Si yo quiero ir! Pero no sé»… Sonríe el Pastor: Venid a mí.

   Una y otra vez procuro desenredarme, y cada vez me enredo más. Entiendo entonces que, si no puedo llegar a Jesús con mi virtud, al menos puedo llegar con mi deseo. Y, desde las zarzas, le lanzo un deseo enorme: «¡Quiero!». Y soy el Adviento de Jesús.

   Ahora es Él quien viene a desenredarme y a abrazarme, para tomarme sobre sus hombros. Ahora es Él mi Adviento.

(TA02X)

“Evangelio