Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

6 Diciembre, 2015 – Espiritualidad digital

En el desierto no venden lotería

bautista_top   Caminar por el centro de Madrid en diciembre es todo un deporte de riesgo. Imposible dar un paso sin tropezar con un paquete, con su dueño, o con la fila de personas que esperan a comprar lotería. Al final, entre el ruido y la muchedumbre, apenas notas el frío, y rápidamente te percatas de que allí, al alcance de tu mano, hay de todo menos de una cosa: silencio.

   Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor. No nos debe extrañar que las navidades se hayan paganizado. El ruido y la muchedumbre hacen imposible escuchar esa voz que sólo se oye en el desierto.

   A ese gordo barbudo que se cuela en los hogares por las chimeneas gritando como un poseso puedes esperarlo borracho, si quieres. Pero al Verbo divino sólo hay una forma de esperarlo: en silencio. Precisamente porque Él es la Palabra, tiene que ser acogida en un silencio profundo.

   Nuestro lugar, en estos días, no está en los grandes almacenes. Tiempo habrá para todo ello. Nuestro lugar está en el desierto, con Juan. Y ojalá llevásemos a muchas almas a ese lugar sagrado. El Adviento es un tiempo precioso para rezar y hacer rezar.

(TAC02)

“Evangelio