Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

4 Diciembre, 2015 – Espiritualidad digital

Mejor pobre que mamarracho

   «Yo nunca pido por mí mismo. Al fin y al cabo, hay mucha gente más necesitada que yo. Pido por mi familia, por el Papa, por los enfermos, por los pecadores, por los agonizantes… En fin, ya sabe, Padre. Otros se encargarán de pedir por mí». Dice eso, y se queda tan ancho. Y contempla al sacerdote, a la espera de una mirada de aprobación que sea casi como una canonización en vida. Pobre idiota. ¡Si supiera la soberbia que hay en sus palabras!

   En aquel tiempo, dos ciegos seguían a Jesús, gritando: –«Ten compasión de nosotros, hijo de David». Entiendo mejor a personas como éstas. Están enfermos, y lo saben. Piden como piden los pobres, mendigando y llorando. Y, desde luego, piden por ellos. Son humildes. Y tienen fe. Que os suceda conforme a vuestra fe, les dice el Señor. Y sanan.

   Anda, deja de jugar y ponte de rodillas. Jesús va a pasar. Date prisa en ver tu enfermedad y tu pecado; haz examen de conciencia. Y llora. Pídele al Señor, a su paso, que tenga compasión de ti. Que si dejas de hacer el mamarracho y te santificas, quizá la Humanidad entera esté más cerca de Dios.

(TA01V)

“Evangelio