Evangelio 2018

2 diciembre, 2015 – Espiritualidad digital

Hay un altar en el Cielo

altar   Muchas veces, cuando empleo durante la celebración de la misa la primera plegaria eucarística, mientras mis labios siguen pronunciando el texto, por dentro quedo como entretenido en las palabras: «Que esta ofrenda sea llevada a tu presencia hasta el altar del Cielo por manos de tu ángel». Y me pregunto cómo será ese altar; y me alegro hasta la locura de ser sacerdote; y me sueño celebrando la misma misa en esa Piedra; y hasta tiemblo pensando en besarla.

   Sé que el sacramento de la Eucaristía es para quienes nos hallamos –dicen los teólogos– en «status viatoris», es decir, de camino. Pero también sé que Cristo, en el Cielo, es sacerdote, y que yo he sido ordenado para siempre, «sacerdos in aeternum». Por eso creo que, en Cielo, Cristo, de modo misterioso –no diré «sacramental»– sigue siendo pan. Él es el Novio, pero también, como aquí, es el Banquete.

   Tomó los siete panes y los peces, dijo la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos. Así me lo dio a mí. Y, agarrado a esa Hostia, quisiera alcanzar el Cielo. No creo que nadie me la quite al llegar allí. La pondré sobre el Altar.

(TA01X)

“Evangelio