Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

1 Diciembre, 2015 – Espiritualidad digital

Tinieblas que hablan

tinieblas   Caminas por la calle, y sabes –porque tienes fe– que Jesús camina a tu lado. Nunca te deja solo, si tú no le abandonas. Sin embargo, si miras alrededor, ¿qué ves? Nada. Ves gente, pero la gente es nada. A Jesús no lo ves.

   Estás orando ante un sagrario, y sabes –porque tienes fe– que allí dentro está Jesús con su cuerpo, su sangre, su alma y su divinidad. Sin embargo, si abres los ojos, ¿qué ves? Nada. Ves el sagrario, pero el sagrario es nada. A Jesús no lo ves. Si miras mientras el sacerdote alza la Hostia, ves tan sólo accidentes: el aspecto de un pedazo de pan. Pero eso es nada. A Jesús no lo ves.

   Y, con todo… ¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que veis vosotros, y no lo vieron. Y es que tú ves tinieblas que hablan. Sabes que Jesús camina a tu lado, y sabes que se encuentra presente en la Hostia. Por eso, cuando miras y no ves, la fe que te lo anuncia te mueve a esperar verlo, y esa esperanza te mueve al amor.

   ¡Benditas tinieblas!

(TA01M)

“Evangelio