“Evangelio

25 Noviembre, 2015 – Espiritualidad digital

¡Qué misterioso reinado!

reinado    El pasado domingo aclamábamos a Cristo como Rey, mientras le oíamos decir: Soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad (Jn 18, 37). Hoy, tres días después, es el propio Cristo quien nos dice: Os echarán mano, os perseguirán… Así tendréis ocasión de dar testimonio. Y eso significa reinar con Él.

   ¡Qué misterioso reinado! El trono es una Cruz, la corona es de espinas, la púrpura regia es sangre, y los honores, bofetadas y salivazos. Sin embargo… ¿Dónde está ahora Pilato? ¿Dónde Caifás? ¿Dónde Herodes? ¿Dónde Julio César? ¿Dónde Napoleón? ¿Dónde están Hitler o Stalin? Los reinados de este mundo y sus imperios pasan, mientras la Cruz sigue en pie. Y, cuanto más pretenden humillarla, cuanto más intentan acabar con Ella, con mayor majestad se alza sobre todos.

   No debemos rebelarnos nunca contra quienes nos odian; eso supondría cambiar de bando para unirnos al enemigo. Más bien, debemos recordar que a los cristianos nos está reservado el lugar de los reyes. Y que ese lugar, en este mundo, es la Cruz. Ahí está la única Verdad que no pasa. Y de ella debemos ser testigos ante los hombres.

(TOI34X)

“Evangelio