Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

5 Noviembre, 2015 – Espiritualidad digital

Elogio de la mujer hacendosa

mujer hacendosa   Es curioso que Jesús elija a una mujer para el papel protagonista de tan «económica» parábola: Si una mujer tiene diez monedas y se le pierde una, ¿no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra?

   Quizá el Señor tenía en su mente a la mujer hacendosa descrita en el libro de los Proverbios: Una mujer hacendosa, ¿quién la hallará? En ella confía el corazón de su marido, y no quedará defraudado. Le trae ganancias, y no pérdidas, todos los días de su vida (Pr 31, 10–12).

     La mujer hacendosa sabe que administra las riquezas de su Esposo, y no quisiera perder nada de cuanto Él le ha encomendado. A ti te ha encomendado el Señor almas: tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo… Ojalá seas como esa mujer hacendosa. Ojalá te afanes por cada alma como si te fuera la vida en ello (¡te va!). Ojalá, si un alma se te pierde, enciendas la luz de tu alma en gracia orando insistentemente, y la busques con cuidado, con cariño, con misericordia. Ojalá no cejes en la oración y el ayuno hasta que la encuentres. Ojalá seas como la mujer hacendosa.

(TOI31J)

“Evangelio